Conectados a la Vida

Porque todo depende del color del cristal por el que se mira

ACCESOS VASCULARES: Catéter Venoso Central, concepto y clasificación

En la entrada de hoy voy a introducir un poco otro de los  accesos vasculares de elección para realizar la hemodiálisis: el Catéter Venoso Central (CVC).

He de decir antes que,  si algo despierta gran interés en mí, son los accesos vasculares, porque creo que tienen su parte de “arte”: arte en realizar una fístula excelente (reconociendo, por supuesto, que dependemos del árbol vascular del paciente), arte en puncionar esa FAVI nueva y, por qué no, creo que tiene arte hasta cuidar y curar un orificio de salida de un CVC. Es por esto soy tan pesada con ellos… ¡son la conexión de las personas en diálisis a la máquina y el cuidado ha de ser exquisito!

Cada vez vemos más y más catéteres en las salas de hemodiálisis a pesar de que la fístula siempre es el acceso de primera elección, ¿por qué? porque   cada vez hay una mayor esperanza de vida y por ello cada vez pacientes más ancianos, con los vasos más dañados por calcificaciones, diabetes etc.  Otras veces nos encontramos con pacientes que ya llevan años en hemodiálisis, a los cuales se les ha realizado cantidad de FAVIS y prótesis y, al quedarnos sin territorio vascular para continuar haciendo más, tenemos que acudir finalmente al catéter.

Así que, como os decía,  voy a explicaros brevemente qué es un catéter venoso central y cómo podríamos clasificarlos, del mismo modo que hice respecto a las FAVIs. Vamos a ello.

¿Qué es un catéter venoso central (CVC)? es un tubo que se introduce mediante una incisión  en el cuello o ingle (comúnmente) en una vena principal con el fin de extraer un gran volumen de sangre para dializar y, una vez limpia, devolver por el mismo. Para poder extraer y devolver la sangre simultáneamente, ese tubo dispone de 2 luces por las que circulará la sangre. También existen catéteres que tienen esas 2 luces independientes, vamos, que serían como 2 tubos gemelos. Y aún más tipos! luego os cuento…

Catéter Venoso Central

Mientras que la fístula hay que pincharla en cada tratamiento -y una vez termina éste se retiran las agujas-, el catéter permanece insertado durante días e incluso meses o años. Esta duración viene determinada por la técnica de inserción (a su vez definida por el tiempo previsto de tratamiento), por si es preciso cambiarlo por alguna incidencia o si la colocación es de urgencia. Podemos distinguir 2 tipos:

  • Catéter venoso central temporal: se introduce en la vena central directamente mediante una incisión. Se colocan en situación de urgencia o si el tratamiento no excederá las 2-4 semanas. Es habitual utilizar la vena femoral por ser más sencillo su acceso. Tienen un gran riesgo de infección y de que ésta se disemine a nivel general.
  • Catéter venoso central tunelizado permanente: se realiza un túnel subcutáneo por el cual se conduce el catéter hasta  introducirse en la vena central. El catéter posee dos esponjillas a la altura en la que se dispone en dicho túnel que, por un lado producen una reacción que hace que el catéter se ancle y por otra tiene acción de barrera contra infecciones. Se coloca para tratamientos de una duración superior a 1 mes. Usualmente se emplea la vena yugular. Lógicamente, el riesgo de infecciones o de que se descoloque es mucho menor.

CVC tunelizado

 

Clasificación de los CVC

•Según las luces: pueden ser de doble luz (doble «O», coaxiales, arriñonadas, doble «D»…) o gemelos, que son de una única luz y se ponen 2 (palindrómico).
•Según el material: silicona, polivinilo, polietileno… o poliuretano, el más recomendable en la actualidad por presentar una menor adherencia a determinados microorganismos.
•Según el grosor.
•Según las puntas terminales: en punta, con orificios laterales… o terminaciones simétricas gemelas invertidas (en palindrómicos).
•Según la longitud: la suficiente para evitar problemas dependiendo del lugar de colocación.
•Según los prolongadores: pueden ser en «Y», rectos, curvos…

 

Para finalizar, explicaros por qué el catéter venoso central es el último cartucho frente a la FAVI o la prótesis: mayor riesgo de infecciones y la implicación de grandes vasos que, de sufrir alguna complicación, pueden acarrear problemas más graves.

Y por cierto, para ducharse es un rollo porque no debe mojarse. Que todo cuenta.

No Comments »

ACCESOS VASCULARES: FAVI, Concepto y clasificación

En la entrada de hoy vengo a hablaros de la Fístula o FAVI (siglas de fístula arterio-venosa interna), el acceso vascular más querido por nosotros, los profesionales. Y sí… ya sé, el más odiado para la mayoría de vosotros.

¿Qué es una fístula? Es la anastomosis (unión) de una arteria con una vena para dotar a esta última de unas características que nos permitan realizar la hemodiálisis: un calibre, grosor y una resistencia de la vena suficientes. A esta adecuación se le denomina arterialización. El objetivo es que sea fácil de pinchar y aguante la presión con la que la máquina impulsa la sangre, consiguiendo el mayor flujo posible para depurar la mayor cantidad de sangre posible. Cuando se unen directamente vena y arteria se llama fístula autóloga, y pinchamos en la propia vena; mientras que si necesitamos un “puente artificial”, lo llamamos prótesis y pinchamos en ese “puente”.

Para realizar una fístula es precisa una pequeña intervención en quirófano (comúnmente con anestesia local), que realiza un cirujano vascular. Una vez hecha, es necesario un periodo de maduración de entre 4-6 semanas para que adquiera mínimamente las características que antes comentaba. Después, según vamos pinchándola y utilizándola, vamos favoreciendo su maduración. Tú también puedes colaborar en que la fístula se desarrolle mejor realizando unos ejercicios: apretando una pelota “anti estrés”, si la FAVI está en el antebrazo, o ejercicios de bíceps (con poco peso, no se trata de echar músculo…) si es en el brazo.

Acceso a FAVI humero cefálica

El lugar dónde se realiza la FAVI depende un poco de la calidad del árbol vascular, pero digamos que hay un orden de prioridad para “optimizarlo”, os enumero y explico:

-          1ª: Brazo NO dominante, en el antebrazo.

-          2ª: Bazo NO dominante, brazo.

-          3º: Brazo dominante, antebrazo

-          4º Brazo dominante, brazo

Como habréis deducido, primero se intenta hacer la intervención en el brazo no dominante para dejar al dominante funcionante 100%, y es que el miembro de la FAVI tiene que tener unos cuidados especiales como: no cargar peso, no usar pulseras o relojes que lo opriman y no dormir sobre él. Respecto a por qué se elige antes el antebrazo que el brazo, es porque si se estropea una fístula (por un estrechamiento, por ejemplo), siempre podemos hacer otra un poco más arriba, pero jamás más abajo porque deja inhabilitada la vena en el tramo más distal. A ver si me explico: imaginad nos cortan por obras una calle, (esa calle es la vena cefálica). Tendrán entonces que darme acceso a la misma más adelante (por la arterial humeral) para poder continuar circulando porque, si entro desde más atrás (arteria radial) de las obras, llegará un momento que vuelva a encontrarme con ellas.

Cómo se clasifican

En primer lugar, podemos utilizar distintas arterias y venas que se unan dependiendo de la zona.

La más utilizada es la fístula radio-cefálica, que une la arteria radial con la vena cefálica y suele ofrecer unas buenas condiciones para su uso. Y adivina, se posiciona en el antebrazo.

En el antebrazo también puede realizarse una radio-anterocubital, pero está algo en desuso porque puede producir algo de robo (hablaremos más adelante en otro post sobre el síndrome de robo y otras complicaciones).

En el brazo, la más común (y 2ª elección) es la  humero-cefálica, que une arteria humeral con vena cefálica. Ofrece condiciones muy buenas, grandes flujos… pero ya sabes: si falla, no podremos hacer otra fístula en la zona del antebrazo.

Y la 3ª elección es la húmero-basílica, que une arterial humeral con vena basílica. También ofrece buenos flujos de sangre, pero tiene el problema que la vena basílica se encuentra en la cara interna del brazo y es más dolorosa y de más difícil acceso a la hora de pinchar.

FAVI Humero-cefálica en miembro derecho

Tenemos más opciones todavía, como usar la vena axilar, poner prótesis (hablaremos en otro post) o incluso realizar fístulas en la pierna. (Si tienes curiosidad sobre estas opciones “más desesperadas”, echa un vistazo a este enlace)

Ahora, una vez determinamos la localización, tenemos varias formas de realizar la anastomosis (la unión de la vena y la arteria):

-          Latero-lateral: se une el lateral de la arterial con el lateral de la vena, como una especie de “H”. Es más fisiológica, pero produce circulación colateral, que quiere decir que el flujo de la FAVI se pierde por otros vasos circundantes.

-          Termino- terminal: se une el extremo de la arterial con el extremo de la vena, como una “U”. No se usa mucho, ya que de este modo no se riega bien el resto de la extremidad.

-          Latero-terminal: unimos el extremo de la vena a un lateral de la arteria. La más usada, ya que se riega bien la extremidad sin otros problemas.

-          Termino- lateral: menos indicada, con ella también hay una carencia de riego en el miembro.

Entonces… ¿cómo queda la nomenclatura de un acceso vascular? Un ejemplo sería algo así:

Fístula arterio venosa autóloga radio-cefálica latero-terminal izquierda”

Esta tiene buena pinta, ¿verdad?

No Comments »

Paciente renal, anemia y Maratón de Donaciones en el HUT

Ya hemos dicho que  el riñón es un tipo muy trabajador y polivalente. Es como una piedra angular. Cuando se agota, empiezan a aparecer fallos que ni imaginábamos.

“Me siento cansado, ¿Anemia? ¡Pero si a mí lo que me falla es el riñón!”.

Como comentaba en otro post, una de sus múltiples funciones es que colabora en la formación de eritropoyetina, una hormona que regula la eritropoyesis o FORMACIÓN DE GLÓBULOS ROJOS. Así pues, en IRC se produce un déficit de la misma acompañado de otros factores  que  agravan su desarrollo, como son la falta de hierro, hemorragias, acortamiento de la vida media de los hematíes, déficit de folatos o vitamina B12 (macrocitosis), hiperparatiroidismo, intoxicación alumínica, situación inflamatoria, o hipotiroidismo, así como cierto grado de hemólisis, cambios en el volumen plasmático o pérdidas de sangre por roturas de dializador. Vamos, que se produce una situación de anemia en toda regla. Cuando esto ocurre, el paciente se encuentra cansado, débil, pálido… y analíticamente podremos comprobar un descenso en sus niveles de hemoglobina/hematocrito.

Nosotros enseguida nos ponemos en marcha administrando la medicación pertinente: EPO (sí sí, como los ciclistas menos honrados) y hierro intravenoso en caso de que los depósitos de éste estén bajos. Esto suele funcionar bien cuando la anemia no es muy importante, de tal modo que en unas semanas hemos controlado la situación.

Desafortunadamente, hay ocasiones en las que se produce una anemia severa que precisa actuación urgente. Investigaremos para saber cuál es la causa de tal problemática, pues  a veces es producida por sangrados ocultos y que nos dan la voz de alarma demasiado tarde. Mientras tanto, actuamos de forma inmediata transfundiendo las bolsas de sangre necesarias para corregir ese déficit. Desgraciadamente, no es raro ver a uno de nuestros pacientes en hemodiálisis con un concentrado de hematíes siendo administrado durante la sesión.

La donación de sangre es uno de los actos más hermosos que se pueden realizar. Es maravilloso cómo un acto tan pequeño, que sólo requiere 15 minutos de nuestro tiempo puede conseguir salvar la vida, literalmente, de otra persona ¿no es genial? Y encima, por el hecho de donar,  consigues 2 beneficios para ti mismo:

- Se produce una renovación en la sangre

- Antes de donar se realiza una analítica de sangre completa por seguridad del donante y receptor. Cualquier anomalía es comunicada al momento.

Te animo a que dones si puedes, animo a tus familiares y amigos a que donen sangre si tú no puedes por ser enfermo renal. Por ellos, por ti, por todo el mundo.  Si te he convencido (estoy segura que sí), aprovecha la oportunidad y pásate el día 26 de Junio por el Hospital Universitario de Torrejón, pues va a organizarse una maratón de Donación de Sangre.  Seguro que será un éxito con la ayuda de todos. Los únicos requisitos para poder donar son:

  • Gozar de buen estado de salud.
  • Tener entre 18 y 65 años de edad. Teniendo en cuenta que desde los 16 años se puede donar sangre con la autorización de los padres o tutores, y que la edad limite superior está dada por el estado físico individual, por lo que si Ud es mayor de 65 años y tiene deseos de ser donante, puede concurrir a su médico de cabecera y solicitarle un certificado de autorización para realizar una donación de sangre.
  • Pesar más de 50 kilos.
  • Tener valores de presión arterial dentro de los límites que se consideran adecuados.
  • No presentar fiebre o haber padecido alguna enfermedad en los últimos 7 días.
  • Es recomendable haber descansado por lo menos 6 horas la noche anterior a la donación.
  • Es conveniente tomar el desayuno habitual , el almuerzo o la cena completos dependiendo de la hora en que done sangre.

Sí, es cierto que no van a darte nada a cambio de ello. Sin embargo, en algún lugar, en algún momento, hay alguien que seguro que cuando mejore, daría la vida por aquel que un día salvó la suya.

¿Hay algo más bello que eso?

Dona Sangre

No Comments »

Tratamientos Sustitutivos Renales: Trasplante renal

Es un procedimiento quirúrgico cuyo propósito es suplir un riñón que no funciona o que funciona mal por uno sano. Normalmente, salvo en raras excepciones, cuando se realiza un trasplante renal no se extraen los riñones propios. No es extraño que un paciente trasplantado precise durante un espacio de tiempo tratamiento con diálisis hasta que el riñón trasplantado empiece a funcionar correctamente.

Dependiendo de la fuente del órgano receptor, el trasplante de riñón es  clasificado como de donante fallecido o como trasplante de donante vivo, ya que una persona con un solo riñón y los cuidados necesarios, puede vivir plenamente y con calidad.

Los pacientes con enfermedad renal crónica pueden recibir terapia a base de hemodiálisis o diálisis peritoneal mientras se encuentra un donador, o a veces se encuentra un donador antes de comenzar con TRS (terapias renales sustitutivas).

En 1979 se promulgó una Ley que regula los trasplantes de órganos en España: establece que son posibles donantes de órganos todos los fallecidos que en vida no hubieran manifestado lo contrario (“consentimiento presunto”).

Para poder trasplantar un riñón hay que tener en cuenta que:

• No todos los órganos de una persona fallecida sirven para un trasplante

• Alguien que haya muerto en su casa, en la calle o en una cama de hospital que no forme parte de la UVI no puede ser donante

• El problema de estos órganos es que, tras el fallo del corazón, se deterioran muy rápidamente en pocos minutos

• Para ser donados la persona tiene que haber fallecido de muerte cerebral o de paro cardíaco controlado

• La mayoría de los órganos donados actualmente provienen de personas mayores

Los donantes vivos

• La ONT se ha marcado como objetivo actualmente duplicar los trasplantes de donante vivo

• El donante vivo no ve afectada su esperanza ni calidad de vida

• El riesgo de que algún día desarrolle insuficiencia renal es el mismo que si tuviera los dos riñones

• La esperanza media de supervivencia para los riñones de cadáver trasplantados es de 10 años; cuando procede de un familiar vivo se eleva a los 16 años.

• Donan más en vida las mujeres que los hombres

• Tanto parientes consanguíneos (padres, hermanos, tíos…) como esposos o parejas de hecho son reconocidos como posibles donantes de un trasplante de vivo

• Nunca debe haber compensación económica (prohibido por ley)

Los trasplantes de riñón suelen ser muy exitosos, el mayor problema está en el sistema inmunológico del receptor, que le hace rechazar un órgano que es extraño para su cuerpo. La función del sistema inmunitario es protegernos contra invasores extraños. Su organismo pensará que el nuevo riñón es un invasor extraño, y por ello, su sistema inmunitario tratará de rechazar su riñón nuevo. Por eso, tomará medicamentos llamados inmunosupresores que  inhiben el sistema inmunitario lo suficiente como para mantener sano al riñón trasplantado. Usted recibirá un órgano que es muy compatible con su organismo, pero la compatibilidad nunca será perfecta porque no es su riñón propio, por lo que deberá tomar estos medicamentos mientras tenga el riñón trasplantado.

El uso de inmunosupresores está asociado a efectos secundarios. Algunos de estos efectos secundarios son temporales, algunos están relacionados con la dosis del medicamento y se pueden evitar mediante su ajuste. Entre los más comunes se incluyen:

• Aumento de peso

• Aumento de la sudoración

• Aumento de la tensión arterial

• Acné

• Pérdida de masa muscular

• Hinchazón de la cara y del abdomen

• Problemas en las encías

• Malestar estomacal

• Temblor en las manos

• Cambios de humor repentinos

 ¿Qué ocurre si mi organismo rechaza el trasplante de riñón?

El rechazo es el principal problema de un trasplante de riñón. Significa que su cuerpo intenta librarse de algo que no le pertenece. El sistema inmunológico del organismo, que normalmente nos protege de las enfermedades reconociendo y atacando los cuerpos extraños como bacterias y virus, también puede reconocer un riñón trasplantado como un cuerpo extraño. Cuando esto ocurre, intenta atacarlo como si se tratase de un virus. El rechazo hace que el riñón trasplantado deje de funcionar. Los episodios de rechazo son relativamente habituales en los tres primeros meses al menos en el 50% de los trasplantes. El tratamiento contra el rechazo consiste en aumentar la dosis de la medicación actual y posiblemente añadir esteroides. De los episodios de rechazo que se producen en los 3 primeros meses, entre el 90 y el 95% son reversibles. Sin embargo, del 10 al 15% de los órganos trasplantados son rechazados durante el primer año. Si el riñón trasplantado es totalmente rechazado por el organismo, el paciente deberá volver a la diálisis y esperar otro donante. Es su responsabilidad tomar los medicamentos todos los días mientras tenga un riñón trasplantado. Debe tomarlos todos los días a la misma hora. El éxito de un trasplante de riñón está directamente relacionado con el seguimiento de la medicación.

En los tres meses posteriores al trasplante es cuando el paciente tiene más probabilidades de experimentar un rechazo. Normalmente, se programan visitas al hospital una vez a la semana durante este tiempo. Luego, si todo va bien, no tendrá que ir a la consulta con tanta frecuencia.

Contraindicaciones

La mayoría de los autores coincide en seis contraindicaciones del trasplante de riñón absolutas:

1. Pacientes que no vivirán más de un año.

2. Neoplasias malignas.

3. Infección crónica (o aguda) no controlada.

4. Enfermedad extra renal grave (hepatopatía crónica, enfermedad coronaria de tres vasos, EPOC avanzado, enfermedad vascular periférica grave, entre otras).

5. Incumplimiento terapéutico.

6. Enfermedad psiquiátrica grave que daña el cumplimiento de la terapéutica.

En la mayor parte de los centros se incluyen dentro de las contraindicaciones absolutas al alcoholismo y la farmacodependencia (inclusive el tabaco en algunos pocos centros), la incompatibilidad ABO, la presencia de pruebas cruzadas positivas (esto se suele dar en pacientes que han recibido trasplantes previos, transfusiones de hemoderivados o en mujeres que han tenido varias gestaciones y se han sensibilizado a través del feto) y pacientes con alto riesgo perioperatorio.

¿Qué debo hacer para cuidar mi trasplante de riñón?

Para que el riñón trasplantado se mantenga sano, es necesario cuidarlo. Para ello es fundamental seguir las pautas del tratamiento.  Deberá:

• Tomar el inmunosupresor recetado por el médico mientras tenga el riñón trasplantado

• Cumplir el programa de visitas al médico

• Seguir las instrucciones del médico

• Controlar la dieta

• Observar e informar de los problemas que surjan

El trasplante de riñón es una esperanza de vida para muchos enfermos renales

No Comments »

Tratamientos Sustitutivos Renales: la Hemodiálisis

En el post de hoy, os explicaré de forma sencilla otra forma de tratamiento sustitutivo renal,  la Hemodiálisis, así como sus pros y contras u otras consideraciones.

Tratamiento de hemodiálisis

En la hemodiálisis, mediante  un acceso vascular previamente realizado (catéter o fístula arterio-venosa, de las cuales hablaremos más adelante), extraemos la sangre del paciente, la hacemos pasar a través de un filtro  donde se limpia (esta “limpieza” es denominada diálisis), y la devolvemos por ese mismo acceso. Para que esto sea posible, necesitamos la ayuda de un monitor de hemodiális, que mediante un circuito de bombas, cámaras y sensores será capaz de realizar el proceso  de forma segura.

Éste monitor tiene también la capacidad de extraer el líquido sobrante del organismo  (se denomina ultrafiltración) y de estabilizar los niveles en sangre del ph y algunos electrolitos (calcio, sodio, potasio…) al poner ésta  en contacto con un concentrado o “baño” dentro del filtro.  Los procesos físicos responsables de este intercambio de sustancias producido dentro del filtro son la difusión, ósmosis y convección, esta última si el monitor dispone de una técnica especial para ello.

Con los años, este tratamiento ha evolucionado considerablemente, consiguiendo que éste  sea cada vez más eficaz, seguro y mejor tolerado por el paciente, proporcionando así una mejoría en la calidad de vida muy sustancial.  Nuevos materiales en los capilares del dializador,  máquinas que ofrecen más información, nuevas técnicas  de dializado o concentrados más fisiológicos son los culpables de este avance.

El procedimiento

Monitor de hemodiálisis

Éste es simple: el paciente toma asiento en el puesto de diálisis correspondiente con su monitor y  la enfermera o enfermero le conectará a éste mediante un sistema extracorpóreo conectado a su catéter o fístula (en este caso, se pinchará previamente con 2 agujas). La hemodiálisis ha comenzado: el paciente  permanecerá una media de 4 horas realizándose el tratamiento, mientras los profesionales de la unidad cuidan qué este sea eficaz y seguro. Durante el mismo, si es necesario, se administrarán algunas medicaciones pautadas por los nefrólogos de la unidad.

Una vez pasado éste tiempo (que puede variar dependiendo de las necesidades individuales), será desconectado y podrá volver a su domicilio. Éste proceso se realizará, por norma general, unas 3 veces a la semana.

Éste tratamiento suele llevar consigo un proceso de duelo, ya que la forma de vida cambia y se pierde relativa independencia. Al principio será duro, pero con el apoyo de tus seres queridos, tus compañeros de sala de diálisis y el personal de la unidad (siempre dispuesto a escucharte y ayudarte en lo que necesites) irás viendo todo con otro talante e irás adquiriendo otra filosofía. Hay quien lo ve como si fuera un trabajo, quien hace verdaderos lazos de afecto con sus compañeros y personal y pasa un rato ameno o quien simplemente ve en ello una oportunidad más.

Los pros y contras

PROS:

  • El procedimiento se lleva a cabo en un hospital, de modo que cualquier complicación puede ser evaluada en el momento
  • Presencia de personal sanitario durante el transcurso del tratamiento.
  • Seguimiento médico y enfermero diario.
  • El procedimiento es llevado a cabo por profesionales, no es necesaria formación o entrenamiento previo(aunque si aconsejable para su conocimiento).
  • Apoyo y escucha durante el tratamiento.

CONTRAS

  • Hay que acudir el tiempo de sesión pautado 3 veces por semana en el horario establecido, interfiriendo en el día a día.
  • Puede ser problemático laboralmente
  • Resta independencia a la persona.
  • Esteticamente puede afectar a la persona (el catéter central o fístula acostumbran a estar en lugares visibles)
  • Menos fisiológico que diálisis peritoneal. Los riñones trabajan las 24 horas del día a diario. Con la hemodiálisis el proceso ocurre tres días a la semana durante unas horas.
  • La fístula arterio-venosa ha de ser pinchada cada sesión
  • Pueden surgir problemas puntuales durante el tratamiento (dolor de cabeza, bajada de la tensión, calambres…)
  • Más limitaciones dietéticas o de ingesta hídrica que en diálisis peritoneal
  • Progresivamente, se va perdiendo la capacidad de orinar.
Fístula arterio venosa

Fístula arterio venosa

Catéter Central

No Comments »

Tratamientos Sustitutivos Renales: La Diálisis Peritoneal

Como os comentábamos en la anterior entrada, cuando la ERC alcanza estadío V o terminal, es hora de comenzar uno de los 3 tratamientos sustitutivos existentes: La diálisis peritoneal, la hemodiálisis y el trasplante renal.

Hoy vamos a comentaros de una forma sencilla en qué consiste la diálisis peritoneal y sus posibles variantes, la manual y la automática.

Nuestra enfermera especialista en peritoneal de la unidad de Diálisis del Hospital de Torrejón, Nines Gómez, nos aclara:

“La diálisis peritoneal es una manera de dializar en la que se usa el peritoneo (membrana que recubre las vísceras) como filtro para limpiar la sangre.

Se introduce líquido de diálisis a través de un tubo flexible que previamente se implantó en el abdomen de forma permanente, en una intervención quirúrgica menor. Mientras el líquido está en la cavidad peritoneal, se produce la diálisis: el exceso de líquidos y los productos de desecho pasan desde la sangre, a través de la membrana peritoneal, al fluido de diálisis. La solución se cambia periódicamente y a este proceso se le llama ” intercambio”.

 

Existen dos modalidades de diálisis peritoneal ( Diálisis Peritoneal Continua Ambulatoria y Diálisis Peritoneal Automatizada).

 

 

En la Diálisis Peritoneal Continua Ambulatoria (DPCA) el paciente se realiza a lo largo del día unos 3-4 intercambios.

 

 

En la Diálisis Peritoneal Automatizada (DPA), una máquina realizas los intercambios de forma automática mientras duermes.

La Diálisis Peritoneal  aporta una serie de ventajas respecto a la hemodiálisis, como son:

  • Puede hacerse en casa.
  • Relativamente fácil de aprender.
  • Sencillo para viajar, los bolsos de solución son fáciles de llevar en vacaciones.
  • La eliminación del líquido  es normalmente más fácil que en la hemodiálisis.
  • Por ser continua o efectuarse al menos durante muchas más horas que la hemodiálisis, no requiere tantas limitaciones dietéticas como la anterior, en la que hay que mantener restricciones hasta la siguiente sesión (dos o tres días después).
  • Teóricamente mejor para comenzar con diálisis, debido a que la salida nativa de la orina se mantiene por más tiempo que en la hemodiálisis.

Hay que tener en cuenta que la diálisis Peritoneal requiere un grado de motivación y de atención de la limpieza y asepsia mientras se realizan los intercambios. Hay que hacer de forma muy metódica  todos los pasos para evitar la aparición de peritonitis (infección del peritoneo).”

No Comments »

Enfermedad Renal Crónica y Tratamiento Sustitutivo Renal

Si estás leyendo este blog es porque probablemente tú, algún familiar o amigo haya sido diagnósticado con Enfermedad Renal Crónica (ERC). Esto quiere decir que progresivamente y de forma irreversible  los riñones  han perdido  la capacidad para realizar sus funciones. El grado de afección se mide por la presencia de daño renal*  (durante al menos 3 meses) o por un filtrado glomerular <60 ml/min/1.73 m2.

*El daño renal se evalua normalmente mediante marcadores en vez de por una biopsia normal, siendo el marcador más utilizado la presencia elevada de albúmina o proteinas en orina.

Los riñones son unos órganos importantísimos en el cuerpo, infravalorados hasta que se sufre o conoce esta enfermedad, y de pronto nos damos cuenta de todas las cosas de las que son responsables y de lo poderosos que son. Éstos se encargan no sólo de filtrar la sangre de las sustancias de desecho o de eliminar el líquido sobrante, realizan otras muchas acciones vitales para nuestro organismo. Conozcamos todas ellas:

- Eliminación de la sustancias de desecho y líquido extra que el organismo no necesita.

- Mantienen un equilibrio electrolítico vital (sodio, potasio, fósforo…)

- Mantienen el equilibrio  ácido-base: si el riñón falla, éste genera menor cantidad de bicarbonato, produciéndose una acidosis metabólica. Esto lleva a una respiración dificultosa y futuro empeoramiento de la salud ósea.

- Formación de 3 hormonas: la renina, la eritropoyetina y el calcitriol. Éstas 3 hormonas regulan importantes procesos

  • Renina:  participa en el sistema de regulación de la tensión arterial.
  • Eritropoyetina: estimula la médula osea para la formación de eritrocitos (glóbulos rojos) que transportan el oxigeno hasta las células.
  • Calcitriol: en realidad un metabolito de la vitamina D. Ayuda a mantener el calcio en los huesos y es necesaria para el equilibrio adecuado del organismo.

Como comentaba anteriormente, según va avanzando la enfermedad y los riñones van perdiendo la capacidad de realizar de realizar sus funciones,  podremos ir distinguiendo diferentes grados o estadíos, hasta llegar al 5 o terminal, donde se precisa un Tratamiento Sustitutivo Renal.

Imagen

Gracias a analíticas de sangre periódicas (sería recomendable realizar un análisis completo por lo menos una vez al año), podemos conseguir una detección precoz de la enfermedad que nos ayude a retrasar su avance en la medida de lo posible. Seguramente el médico de cabecera te remita a una consulta de nefrología, donde un nefrólogo y enfermera controlorán la evolución de la enfermedad y  proporcionarán pautas para el manejo y retraso de la misma, como control de la tensión arterial, una dieta baja en proteínas, etc.

Cuando la enfermedad alcanza el estadío 4 y 5, el nefrólogo y enfermera te informarán sobre los posibles Tratamientos Renales Sustitutivos: la diálisis y el transplante renal.

  • DIÁLISIS: podemos encontrar 2 formas, la hemodiálisis y diálisis peritoneal. En ambas, mediante una máquina (en la primera) o gracias al peritoneo (en la segunda), vamos a suplir las carencias del riñón.
  • TRANSPLANTE RENAL: mediante cirujía se coloca un riñón sano procedente de un donante vivo (familiar o no) o donante muerto.. Debes recordar siempre que éste es un TRATAMIENTO, no una cura,  que la medicación y autocuidado son vitales para la longevidad de éste nuevo riñón adquirido, y que siempre existe el riesgo de rechazo u otras complicaciones.

En futuros posts, os iremos explicando de forma fácil y precisa las difrencias, pros y contras de cada uno de estos tratamientos sustitutivos.

Espero éste artículo os haya ayudado a resolver cualquier inquietud o confusión. En cualquier caso, sentiros libres de dejar vuestro comentario o pregunta a continuación.

Ánimo, estamos aquí para responder o conversar sobre vuestras dudas de una forma diferente.

Muchas gracias y…bienvenidos!

1 Comment »

Un día más.

Quizá sea el primero para tí. Quizá sea el primero de tu amigo, de tu madre, de tu marido…

Otro día más. Porque tal vez ya perdiste la cuenta de las horas que llevas dedicadas a ello. Los pinchazos. Los sustos. La sed.

Una vez más. Revisar la bolsa, la caducidad… ¿todo bien? vale, comencemos. Perfecto, hasta dentro de 6 horas. Otra vez… 3 veces, todos los días…

“Un día más. Hoy he aprendido una recetilla que no está nada mal, tiene buena pinta. Los resultados de la analítica han salido perfectos, después de tanto esfuerzo. Han contado unas anécdotas que no podíamos parar de reir, por un momento olvidé dónde estaba. Y la sonrisa de la enfermera… “

Y la sonrisa de tu amigo, de tu hijo, de tu mujer. Porque siempre hay un motivo,  una razón… Todo depende del color del cristal por el que se mira

3 Comments »